Microbiota Oral

La Microbiota oral humana está formada por cerca de 700 especies de diferentes microorganismos (que incluyen bacterias, hongos, virus y protozoos). Sabemos que es una de las más diversas -sólo por detrás de la intestinal-, y es importante destacar que el estado de la microbiota bucofaríngea es fundamental para garantizar una correcta función fisiológica y evitar así el desarrollo de enfermedades.

Algunas especies de bacterias son capaces de producir compuestos como las bacteriocinas o «antibióticos naturales», que son un mecanismo natural de defensa que se crea en nuestro organismo para actuar contra los patógenos que intentan infectar al huésped. Estas bacteriocinas, codificadas en el genoma de algunas cepas probióticas de la cavidad oral poseen una muy baja toxicidad para la especie humana.

Bacterias beneficiosas en la cavidad oral

Las bacterias son los principales microorganismos que habitan en la cavidad oral y una gran numero de ellas son beneficiosas.

Los microorganismos probióticos que se encuentran en la cavidad oral funcionan de diferente forma a los que se encuentran en el resto del tracto digestivo, ya que presentan una mayor tendencia a producir moléculas como las bacteriocinas y modulan la respuesta inmune del portador, por ejemplo, protegiéndolo activamente frente a la inflamación.

Patologías vías respiratorias: oido, nariz y garganta

Como la cavidad oral está expuesta constantemente a factores ambientales y es la vía de entrada de multitud de patógenos, este contacto hace que la microbiota sea susceptible a múltiples variaciones externas de temperatura, y eso provoca también alteraciones que justifican la necesidad y recomendación de recorrer a cuidados extra que ayuden a su refuerzo.

Las patologías de las vías respiratorias altas (oído, nariz y garganta) son las enfermedades más frecuentes en la infancia, provocando entre el 30-40% de las enfermedades infecciosas.

 

Otitis Media Aguda (OTA) en niños 

Por ejemplo, cuando los más pequeños tienen apenas 5 años, más del 90% ya han sufrido algún episodio de OMA (Otitis Media Aguda), una infección muy dolorosa especialmente de noche, cuando el cuerpo está tumbado y la presión de la infección se pronuncia sobre el oído, y de este porcentaje, hasta un 30% la sufre de forma recurrente.

Faringitis

Por otro lado, el 20% de las faringitis provocadas por Streptococcus pyogenes experimentan recurrencia a los 30 días y el 33% de los individuos que lo han sufrido lo vuelven a sufrir a los 60 días.

Las personas que acusan estas patologías recurrentemente tienen que tratarse varias veces al año con antibióticos, antiinflamatorios y antipiréticos, además de incurrir en varios días de enfermedad y ausencia al trabajo o colegios y guarderías.

Infecciones en vías respiratorias altas y Probióticos

Si bien actualmente no existen alternativas concretas en el mercado para la prevención de las infecciones de las vías altas respiratorias, es muy recomendable que el público que las acusa de forma recurrente apueste por soluciones que refuercen las defensas del organismo y ayuden a la reducción en el número de infecciones con una alternativa como los probióticos, que cuando se administran en cantidades adecuadas, los probióticos han demostrado tener un efecto beneficioso para la salud